Seleccionar página

Una vida guiada por el Espíritu Santo es una vida expuesta a la tentación y la adversidad. Jesús, en el inicio de su ministerio, fue llevado por el Espíritu al desierto donde fue tentado por el diablo. También Calasanz, en su camino hacia la plenitud de su vocación sacerdotal, se enfrentó a la tentación.