Seleccionar página

Testigos de tu amor

Os enviamos nuestra última meditación de Pascua. Junto a los discípulos de Emaús, el Resucitado nos envía a ser testigos de su amor entre los más pequeños de su Reino.

A continuación, os ofrecemos el texto que inspira nuestra meditación:

Y, levantándose en aquel momento, se volvieron a Jerusalén, donde encontraron reunidos a los Once con sus compañeros, que estaban diciendo:
«Era verdad, ha resucitado el Señor y se ha aparecido a Simón».
Y ellos contaron lo que les había pasado por el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan.

La semana próxima, con nuestra oración al Espíritu Santo, concluiremos el camino recorrido en nuestra Pascua.