Seleccionar página

En la cercanía de Cristo Resucitado, presente en nuestras familias y comunidades, llegamos al mes de mayo, el mes de María, Madre de Jesús y nuestra, y en él, a la fiesta de nuestra entrañable Reina y Madre de las Escuelas Pías.

En la inquietud y turbación de esta pandemia, Dios nos entrega a María como esa bella flor que en el desierto mantiene despierta nuestra esperanza.

Virgen de las Escuelas Pías / pdf