Seleccionar página

Un corazón silencioso se parece a la tierra buena que empapada con la lluvia fina del Espíritu recibe la semilla de la Palabra de Dios y, con el paso del tiempo produce el mejor fruto.