Seleccionar página

Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto. La cuaresma bien orientada se inspira en el desierto. En su austeridad, soledad y silencio es espacio propicio para la escucha, la reflexión, las preguntas, la búsqueda de mi verdad a la luz de la Verdad de Dios.